Busca en este sitio

 

Publicación de la Corresponsalía de Prensa Latina en Sancti Spíritus, Cuba

Villa del Espíritu Santo, Monumento Nacional. Fundada en el centro de Cuba en 1514.

 

Secciones

La Trinidad

Fotogalerías

Ángulos de la Mayor

   Mi ciudad

Trinidad de Cuba

Rincones espirituanos

 

Símbolos

El escudo

Parroquial Mayor

 

 

Enlaces y Publicaciones

Radio Sancti Spíritus
 

 

Portada

El antiguo arte de abanicarse

Por Mayra Pardillo Gómez

Sancti Spíritus.- El Museo de Arte Colonial, conocido también como Palacio Valle y Casa de las 100 Puertas, situado en esta ciudad central, a unos 350 kilómetros al este de La Habana, cuenta con una valiosa colección de abanicos de los siglos XIX y XX.

Este objeto lo usaron egipcios, babilónicos, persas, griegos y romanos, quienes lo reprodujeron en sus representaciones artísticas, expresó en entrevista exclusiva Hilda Nurys Quesada Delgado, investigadora en el mencionado Museo.

Un interesante estudio sobre el tema realizó esta joven, presentado en un reciente evento efectuado en esta villa, fundada en 1514 por el Adelantado Diego Velázquez.

La colección de abanicos que se atesora está integrada por 55 piezas procedentes de China (20), España (19), Estados Unidos, Francia, México y Cuba. De ellos, 12 corresponden al siglo XIX y 43 al XX, afirmó.

Las denominaciones de esta colección, a la que ella concede grandes valores artísticos, estéticos e históricos, son: pericón, barajas, esqueleto, gran vuelo, imperio, luto, art noveau, avisador, escarapela, medio vuelo e isabelino.

En China esta tradición es milenaria, acota, pero fue también conocida por incas y aztecas, ya que entre los presentes del emperador mexicano Moctezuma al conquistador español Hernán Cortés, figuraban seis abanicos de plumas.

Entre los obsequios de Colón a Isabel la Católica, al regreso de su primer viaje a América, había uno similar.

HERMOSAS OBRAS DE ARTE

Llegó a través de España y fue sinónimo de elegancia y buen gusto, tanto para la aristocracia como para el resto de las clases. Aquí, a los realizados a precios módicos se les llamó pencas.

En 1798 se inició su fabricación en Cuba, con influencia del valenciano (madera y cierre sonoro). En la segunda mitad del siglo XIX contaron con temas alegóricos a las gestas independentistas e incluso las damas que marcharon al campo insurrecto tampoco renunciaron a esta tradición.

Pintores como Leopoldo Romañach, Armando Menocal y Esteban Chartrand trasladaron su arte a abanicos de mujeres cubanas.

Interesante resulta conocer que cada parte tiene un nombre como el de país o vitela (donde van los decorados).

Entre los dos países (anverso y reverso de la porción de papel, piel o tela que cubre la parte superior del varillaje), están pegadas las varillas (esqueleto o armazón), mientras que los padrones son las dos más gruesas, las cuales se hallan en los extremos.

Asimismo está formado por el clavillo, el trapecio, las virolas y la argolla.

LOS MÁS USADOS

En Cuba, los cuatro tipos que más se comercializaron en el siglo XX fueron el barajas, el laqueado, el de las mil caras y el pai-pai.

La decoración del barajas, por ejemplo, se realiza con motivos florales, amorcillos o por un calado y tallado en forma de rejilla, conocido en Francia como grillé.

El interés por el abanico chino motivó que el Héroe Nacional de Cuba, José Martí (1853-1895), durante la exposición realizada en New York en 1884, señalara:

"El pueblo chino (...) hará encaje sutil del marfil duro, y lo calará y lo
bordará con arte tanta, que no habrá hoja de árbol más flexible que un abanico chino."

LENGUAJE PARTICULAR

Las mujeres antiguamente -afirma Quesada Delgado- se comunicaban con sus
enamorados a través del abanico, con un código secreto.

Así, si la joven escondía los ojos detrás de él estaba diciendo a su amado que lo quería, si lo colocaba en la mejilla izquierda significaba "No" y si lo ponía en la derecha era "Sí".

Colocado cerca del corazón expresaba "Has ganado mi amor", y cerrarlo tocándose el ojo derecho "A ¿Cuándo podré verte?".

Hacer movimientos amenazadores con él cerrado quería decir "No seas tan imprudente", mientras que esconder los ojos detrás de él, estando abierto, era "Te
quiero".

Más de 30 formas de este tipo de lenguaje encontró la investigadora del Museo de Arte Colonial de Sancti Spíritus.

Incluso la velocidad con la cual se refresca una persona denota algo diferente, de tal modo que hacerlo lentamente quiere decir "Estoy casada", y rápidamente "Estoy comprometida".

Aunque muchas cubanas siguen adquiriéndolos, es poco probable el conocimiento

del lenguaje particular de este objeto artístico, cuando en una cita amorosa lo sujeten sobre los labios para indicar "Bésame" o lo abran totalmente para que el galán comprenda: "Espérame".

Portada

 

Hasta la Victoria Siempre

;

Consulte las Obras de

José Martí

 

 

 

® El Nuevo Fénix. Fundado el 23 de diciembre de 1999. ISSN 1607-3428

Independencia # 52, esquina a Honorato del Castillo,  Sancti Spíritus, Cuba.

Tel: (53) 041 327902---Editor Jefe  Raúl I. García Álvarez

©2007 Agencia Latinoamericana de Noticias Prensa Latina, S.A. (PL) Todos los derechos reservados. No puede ser reproducido, reimpreso o publicado en cualquier sistema sin previo acuerdo con PL.