Busca en este sitio

 

Publicación de la Corresponsalía de Prensa Latina en Sancti Spíritus, Cuba

Villa del Espíritu Santo, Monumento Nacional. Fundada en el centro de Cuba en 1514.

 

Secciones

Portada

Fotogalerías

Ángulos de la Mayor

Clic fotográfico

   Mi ciudad

Trinidad de Cuba

Rincones espirituanos

SANTILÉ 500

Símbolos

El escudo

Parroquial Mayor

 

  Artistas

 Luis E. García Hourruitinier

 José Perdomo García

 Antonio Díaz Rodríguez

 Félix Madrigal Echemendía

 Félix A. Pestana Cabrera

 El Nuevo Fénix por dentro

Enlaces y Publicaciones

 

 

Noticias

Cuba: El curioso rescate del frivolité

Por Mayra Pardillo Gómez

Sancti Spíritus, Cuba.- El Museo de Arte Colonial, conocido como la Casa de las Cien Puertas, impulsa actualmente una curiosa actividad destinada al rescate del tejido frivolité, bello encaje formado por una serie de nudos, con los que se logra una joya del arte manual.

La técnica, tan hermosa como antigua, es de origen desconocido -hay quien opina procede del Oriente-, aunque tuvo una gran acogida en Europa durante el siglo XVII.

En la casona colonial, que realmente tiene 110 aberturas entre puertas y ventanas, y donde residiera una de las familias más ricas del siglo XIX en esta villa, un grupo de mujeres se dio a la tarea de rescatar esta destreza manual.

Para ello se realizó un trabajo investigativo profundo, con vistas a revitalizar la tradición y el uso utilitario del frivolité. Estos estudios constaron de documentos, fotos digitales y tejidos de la época, sin olvidar el aspecto metodológico.

Agreraron a sus labores de búsqueda en la historia, un curso gratuito para que otras personas aprendan a tejer con esta técnica, donde en vez de agujetas se emplean lanzaderas.

El tejido a mano es una de las labores más antiguas que existen, algunas datan de dos mil años antes de nuestra era (a.n.e) y llega a Cuba en la época colonial, explica a Prensa Latina Yliana Barraquet Sobrino, una de las autoras del proyecto de investigación El museo y la comunidad en el rescate de esa tradición.

Este tejido es una rara avis de origen francés, como el nombre lo indica; fue creado en la Edad Media y de generación en generación ha llegado a nuestros días extendiéndose por todo el mundo, principalmente por los países de Europa, por su calidad y belleza, continúa.

Los italianos lo denominan Occhi y los orientales han conservado su antiguo nombre de Makuk, por llamarse así las lanzaderas con que se ejecuta, precisa Barraquet Sobrino, licenciada en Inglés, museóloga y especialista en animación y divulgación.

Elena Arévalo Guevara, participante en el proyecto, es la entusiasta profesora artesana, quien transmite sus experiencias a las alumnas que participan en el curso gratuito, el cual se imparte en esa instalación para evitar que se pierda la delicada labor manual.

La tercera autora del proyecto de investigación es Marta Cuéllar Santisteban, directora del Museo de Arte Colonial, enclavado en el Centro Histórico Urbano de esta ciudad, a unos 350 kilómetros al este de La Habana.

Se trabaja este tejido con hilo continuo, enrollado en el interior de una lanzadera alrededor del mismo, explica el estudio; los puntos dobles (nudos) obtenidos se asemejan a los del macramé.

Cuando se usan dos lanzaderas, y en ocasiones más, aumentan las posibilidades de emplear mayor cantidad de colores.

En el VII Evento Provincial de Museología y Comunidad, este trabajo -dirigido a rescatar tradiciones- obtuvo el Premio Relevante.

ARTE EN LA CASA DE LAS CIEN PUERTAS

En la otrora mansión de dos plantas de los Valle, donde otrora se reunía lo que más brillaba en la sociedad de la época, se atesoran piezas realizadas con la técnica del frivolité que pertenecieron a familias de la burguesía criolla durante la etapa colonial.

Los propietarios del también conocido como Palacio Valle eran dueños de varios ingenios azucareros, del ferrocarril Zaza-Sancti Spíritus y del puerto pesquero de la localidad de Tunas de Zaza, y aportaron fondos para poder editar el periódico El Fénix.

Tanto era el poderío de los Valle -todavía hoy deslumbran sus lujosas habitaciones- que grabaron en el escudo familiar un sello distintivo: El que más vale no vale tanto como Valle vale.

El Museo de Arte Colonial, enclavado en la villa fundada en 1514 por el Adelantado Diego Velázquez, cumplirá este año los 40 de fundado y en él se exhiben piezas originales, tanto de sus antiguos moradores como algunas adquiridas por otras vías.

Hermosas porcelanas, finísimas lámparas, vajillas dibujadas, juegos de cuarto de madera preciosa y lencería bordada a gusto permiten una retrospectiva a un pasado donde la riqueza de unos pocos estaba sustentada en el trabajo de los esclavos.

Algunos de ellos aprendieron labores manuales, como muestra uno de los cuadros exhibidos allí.

Llama la atención la leyenda del majestuoso piano, traído desde el puerto de Casilda, en Trinidad, en hombros de esclavos hasta la ciudad de Sancti Spíritus, para que al final una joven caprichosa lo dejara olvidado en un rincón, sin tocar jamás una de sus teclas.

Ahora, el patio interior del inmueble cobra vida con mujeres de distintas edades y profesiones, que hacen revolotear sus manos prodigiosas al rescate de uno de esos patrimonios, los cuales deberán permanecer para el disfrute del arte de lo bello y lo utilitario.

Noticias

[borders/borders/right.htm]

 

® El Nuevo Fénix. Fundado el 23 de diciembre de 1999. ISSN 1607-3428

Independencia # 52, esquina a Honorato del Castillo,  Sancti Spíritus, Cuba.

Tel: (53) 041 327902---Editor Jefe  Raúl I. García Álvarez

©2007 Agencia Latinoamericana de Noticias Prensa Latina, S.A. (PL) Todos los derechos reservados. No puede ser reproducido, reimpreso o publicado en cualquier sistema sin previo acuerdo con PL.