Busca en este sitio

 

Publicación de la Corresponsalía de Prensa Latina en Sancti Spíritus, Cuba

Villa del Espíritu Santo, Monumento Nacional. Fundada en el centro de Cuba en 1514.

 

Secciones

La Trinidad

Fotogalerías

Ángulos de la Mayor

   Mi ciudad

Trinidad de Cuba

Rincones espirituanos

 

Símbolos

El escudo

Parroquial Mayor

 

 

Enlaces y Publicaciones

 

Portada

Secretos guardados en mansión espirituana 

Por Mayra Pardillo Gómez 

Sancti Spíritus: Las viviendas son referentes de la arquitectura y el gusto estético de una época, así como fuente de información, sobre todo si han hospedado a figuras de relieve nacional e internacional como algunas de esta provincia central.

   A una cuadra del concurrido parque Serafín Sánchez, se alza una casa, cuyos valores históricos y arquitectónicos impulsaron a la Oficina de Restauración de Monumentos y Centro Histórico de Sancti Spíritus a investigar sus orígenes.

   La indagación arrojó importantes datos históricos sobre la edificación, como el hecho de que en ella vivió por más de 30 años (1833–1866) el presbítero José Benito Ortigueira y Fariñas, de nacionalidad española; gallego para ser más precisos.

   Poseedor de una gran cultura, estableció allí su colegio y dio un giro positivo a la instrucción en la villa, fundada en 1514 por el Adelantado Diego Velázquez.

   Estabilizó la denominada Escuela Patriótica, aplicó nuevos métodos de enseñanza y se destacó por su prestigio y dedicación al magisterio.

   En su plantel estudiaron espirituanos que combatieron al colonialismo español como Marcos García y Castro, Honorato del Castillo y Cancio, José Miguel Gómez y Gómez y Rafael Río Entero, así como el eminente médico Antonio Rudesindo García y del Rijo.

   José Benito Ortigueira y Fariñas nació en San Andrés de Baliña, en Pontevedra, Galicia, el 10 de abril de 1783 y cursó oratoria sagrada en el convento de San Francisco de Salamanca.

   Arribó a Cuba en 1824. Primero fundó colegio en La Habana y después viajó a Sancti Spíritus, donde se asentó definitivamente.

   El destacado educador también colaboró en diferentes actividades humanistas como ocurrió en 1835 cuando la epidemia del cólera, además fue vicepresidente de la Sociedad Patriótica en Sancti Spíritus y uno de los promotores de la fundación del primer periódico local en 1834.

   María Antonieta Jiménez Margolles, historiadora de la ciudad de Sancti Spíritus, y Javier León Valdés, autores de un documentado trabajo sobre esta residencia y su dueño, opinan que Ortigueira y Fariñas fue muy radical para su época.

   Apuntan que fue elegido para las Cortes Españolas en 1821, por lo que sostuvo una digna postura, unido a una loable confianza en todo lo relacionado con la rama científica.           

                   HOSPEDA A IMPORTANTE SABIO ESPAÑOL 

   En su mansión espirituana hospedó al sabio gallego Ramón de La Sagra (1798–1871), autor de importantes obras sobre la Isla de Cuba, estudioso de nuestra naturaleza y crítico de la devastación de los bosques y los métodos agrícolas irracionales.

   De acuerdo con el reconocido historiador Francisco Marín Villafuerte, La Sagra visitó en 1859 Trinidad, fundada al igual que Sancti Spíritus en 1514 y declarada en 1988, por la UNESCO, Patrimonio Cultural de la Humanidad junto al Valle de los Ingenios.

   Acerca de esta colonial ciudad, caracterizada por callejuelas empedradas, suntuosas mansiones, ventanales de madera preciosa y techos de tejas rojas, La Sagra diría que exhibía “un lujo que pasa a prodigalidad en una población pequeña”.

   Durante su visita, el historiador español señaló que habían en Trinidad unos dos mil 500 menores de edad escolar, “de los cuales solamente unos doscientos concurrían a los centros de enseñanza que estaban establecidos”, según cita Marín Villafuerte.  

                   VALIOSO EXPONENTE DEL SIGLO XIX 

   Para los entendidos, la vivienda de Céspedes No. 8 norte, en Sancti Spíritus, es un valioso exponente del siglo XIX.

   Está integrada por 16 habitaciones, muchas de las cuales tienen vista hacia el patio, otrora un símbolo de claridad y frescura característico de la mayoría de los domicilios de esa época colonial; por supuesto, cuando los dueños pertenecían a familias pudientes.

   En la majestuosa fachada se destacan varias rejas de hierro y un gran portón de madera preciosa claveteado, todos protegidos por un alero voladizo en forma de gola, decorado en azul celeste con vetas semejando mármol, afirman Jiménez Margolles y León Valdés.

   Tan valiosos como sus techos y carpintería son las pinturas murales que decoran su amplia sala principal, ejecutadas por anónimos artistas locales.

   Incógnitos y conocidos pintores también dejarían su huella indeleble en otras viviendas de esta provincia central, cuya cabecera se encuentra a unos 350 kilómetros al este de La Habana.

   Acostumbraban en ese siglo a dibujarse guirnaldas, cenefas y figurillas en las paredes de las casas, elementos que se han podido rescatar al implacable tiempo para disfrutar lo que sin dudas fue un arte.

   Sin embargo, lo más probable es que pocos de los que transitan, sin detenerse, por la acera donde se ubica esta mansión, conozcan que uno de los secretos mejor guardados de sus añejas paredes es el de haber hospedado al eminente escritor español Ramón de La Sagra.

   Como éste, otros inmuebles de esta provincia central de la Isla

hospedaron a insignes personalidades del quehacer científico y literario como el sabio alemán Alejandro de Humboldt (1769-1859) o el poeta cubano Gabriel de la Concepción Valdés, Plácido, (1809-1844).

Portada

 

Hasta la Victoria Siempre

 

Consulte las Obras de

José Martí

 

® El Nuevo Fénix. Fundado el 23 de diciembre de 1999. ISSN 1607-3428

Independencia # 52, esquina a Honorato del Castillo,  Sancti Spíritus, Cuba.

Tel: (53) 041 327902---Editor Jefe  Raúl I. García Álvarez

©2007 Agencia Latinoamericana de Noticias Prensa Latina, S.A. (PL) Todos los derechos reservados. No puede ser reproducido, reimpreso o publicado en cualquier sistema sin previo acuerdo con PL.