Busca en este sitio

 

Publicación de la Corresponsalía de Prensa Latina en Sancti Spíritus, Cuba

Villa del Espíritu Santo, Monumento Nacional. Fundada en el centro de Cuba en 1514.

 

Secciones

La Trinidad

Fotogalerías

Ángulos de la Mayor

   Mi ciudad

Trinidad de Cuba

Rincones espirituanos

 

Símbolos

El escudo

Parroquial Mayor

 

 

Enlaces y Publicaciones

Radio Sancti Spíritus
 

 

Portada

Cuba: Altruismo de mujer en el siglo XIX

Por Mayra Pardillo Gómez

Sancti Spíritus.- Quién sabe cuántos sentimientos experimentó la espirituana Josefa Jiménez de Rábago cuando escribió, entre las cláusulas del testamento, una donde disponía que a los nueve días de su muerte, los esclavos suyos fueran libertados.

La página web del Archivo Provincial de Historia contiene un interesante material sobre esta mujer. Fue presentado en un evento realizado en el museo Casa Natal Serafín Sánchez Valdivia, ubicado en esta localidad, en 2003, según comentaron sus autoras, la restauradora Anays Díaz Pérez y la especialista principal Arianna Torres Sobrino.

En la revista literaria e ilustrada Brisas del Yayabo, hojeada después en dicho Archivo, se reseña la siguiente Carta de Libertad:

"En la villa de Sancti Spíritus á once de Julio de mil ochocientos cincuenta y siete, ante mí, el Escribano Real encargado de los oficios del difunto D. José María Serrano, Doña Josefa María Jiménez, de estado viuda, natural y vecina de esta referida villa, á quien doy fé, conozco, dijo:

"Que manumite ahora y para siempre á su negrito, su esclavo, como de diez años de edad, nombrado Gabino de Jesús, hijo de la negra de nación que fue su esclava llamada Petronila Díaz".

Doña Josefa le otorgó la libertad el 11 de julio de 1857 haciendo constar en el documento de manumisión lo siguiente: "que lo verificaba graciosamente en prueba del cariño que le tenía".

La mujer -fallecida el 24 de mayo de 1862-, le legó la finca Cepeda, que éste recibiría a los 25 años, para que con la renta se sostuviera y educara.

Tras la muerte de ella, Gabino de Jesús estuvo por intervalos en una escuela de la Villa, y pasó al taller de carpintería del maestro Joaquín Pérez Ordaz, donde lo colocó el albacea para que aprendiera el oficio.

Sin embargo, abandonó las labores del taller para incorporarse a la Guerra de los 10 Años (1868-1878), pero antes permutó la finca Cepeda por la casa número 71 de la calle Gutiérrez.

En la guerra contra el colonialismo español, él llegó a ser Cabo de Guerrillas; contrajo una grave enfermedad que le provocó la muerte en octubre de 1876, con apenas 29 años si nos atenemos a la edad atribuida en la anterior Carta de Libertad.

Gabino falleció en el Hospital de Trinidad, ciudad en el centro sur del país, fundada en 1514 por el Adelantado Diego Velázquez y cuyo centro histórico fue declarado por la UNESCO en 1988 Patrimonio Cultural de la Humanidad, junto al valle de los Ingenios.

INDEPENDENCIA A SUS ESCLAVOS

Josefa María Jiménez Polanco quedó viuda de Pedro Rábago, quien llegó a ser Alcalde ordinario de la villa (1844), pero este matrimonio quedó sin hijos.

El testamento incluía, en las cláusulas del 20 al 24, varios legados a amigas suyas. En la número 25 destinó otra cantidad para repartir a 25 mendigos el mismo día de su fallecimiento.

Este testamento concluyó con la cláusula número 28, donde dejó plasmado que el resto de su capital, cumplido los anteriores mandamientos, le sería donado a 12 muchachas de hasta 30 años, de las cuales seis serían de las acogidas en la Casa de Beneficencia.

El 10 de Octubre de 1863, en la Sala Capitular de la Villa, presidido por el Alcalde Mayor, acompañado por el promotor Fiscal, letrados, albaceas y el escribano, comenzó el sorteo.

Sin restarle mérito a su actuación, se asegura que los 28 artículos -en los cuales Jiménez de Rábago enumeró la declaración de sus bienes-, fueron escritos en unas cuantas hojas con errores gramaticales, que probaban su insuficiente ilustración.

Pero la tramitación jurídica para legalizar aquel mandato demoró seis años en cumplirse.

Ni siquiera cuando concluyó el acto del sorteo hubo elogios para la benefactora, afirma Francisco J. Rabell en su trabajo Una tumba olvidada, publicado en Brisas del Yayabo.

Indica Rabell que sólo fueron escuchados los dirigidos a la reina Isabel II de Borbón, de la cual se celebraba su nacimiento.

Tan sólo por ese gesto altruista de disponer como última voluntad que se le diera la libertad a sus esclavos, es digna de recordar esta mujer del siglo XIX.

Portada

 

Hasta la Victoria Siempre

;

Consulte las Obras de

José Martí

 

 

 

® El Nuevo Fénix. Fundado el 23 de diciembre de 1999. ISSN 1607-3428

Independencia # 52, esquina a Honorato del Castillo,  Sancti Spíritus, Cuba.

Tel: (53) 041 327902---Editor Jefe  Raúl I. García Álvarez

©2007 Agencia Latinoamericana de Noticias Prensa Latina, S.A. (PL) Todos los derechos reservados. No puede ser reproducido, reimpreso o publicado en cualquier sistema sin previo acuerdo con PL.