Busca en este sitio

 

Publicación de la Corresponsalía de Prensa Latina en Sancti Spíritus, Cuba

Villa del Espíritu Santo, Monumento Nacional. Fundada en el centro de Cuba en 1514.

 

Secciones

La Trinidad

Fotogalerías

Ángulos de la Mayor

   Mi ciudad

Trinidad de Cuba

Rincones espirituanos

 

Símbolos

El escudo

Parroquial Mayor

 

 

Enlaces y Publicaciones

Radio Sancti Spíritus
 

 

Portada

Rasgos de la arquitectura espirituana

Por Mayra Pardillo Gómez

Sancti Spíritus -al centro de Cuba- fundada en 1514, se caracteriza por los rasgos arquitectónicos que le imprimieron destacadas figuras de la historia de la construcción en la villa del Espíritu Santo, en diferentes épocas.
La Historiadora de la Ciudad, María Antonieta Jiménez Margolles, explicó a Prensa Latina que uno de los más representativos, aunque “ignorado por la historiografía tradicional, fue Pepe Trelles”.
Acerca de él comentó que sobresalió tanto “por el alcance cualitativo de su obra como por la calidad de la misma”.
Nació en esta ciudad -la cuarta fundada por el Adelantado Diego Velázquez-, al concluir la llamada Guerra de los Diez Años (1868-1878) y recibió una escasa educación, debido a su condición de hijo natural de una mujer que se dice fue esclava, apuntó.
Jiménez Margolles acotó que en la defunción aparece como hijo de Indalecio y María, que poseía los apellidos Villar García, pero él se hizo llamar siempre José García, aunque todos lo conocían por Pepe Trelles.
Si bien su madre fue esclava de los Trelles nunca llevó ese apellido.
Siendo muy joven se hizo albañil y entre las construcciones más antiguas en las que trabajó está la Farmacia de Don Pepe, instalada en un edificio ecléctico de dos plantas ubicado en la Plazoleta Diego Dorado, terminado en 1912.
Logró especializarse como yesista y en 1918 laboró en el chalet Villa Conchita, hermosa construcción que acoge desde hace varios años al Hogar de Niños sin Amparo Familiar. Una vez concluida esta obra fue elegido para estar al frente de la ejecución del Asilo de Ancianos.
Entre las labores que dirigió sobresalen también, dijo la Historiadora de la Ciudad, el edificio del Convento de Monjas Carmelitas (hoy Residencia Universitaria), la adecuación de la casa natal del doctor Rudesindo García Rijo para Colegio Apostolado (actualmente Hotel Rijo) y el tercer piso del Hotel Perla de Cuba (ahora una tienda recaudadora de divisas).
El Teatro Renacimiento (Cine Conrado Benítez), las sedes de las sociedades Liceo y El Progreso y el Instituto de Segunda Enseñanza (hoy Escuela Primaria Julio Antonio Mella) conocieron de su eficiente trabajo.
La Historiadora de la Ciudad recalcó “que en todas prevalecen códigos eclécticos y el uso de las técnicas más antiguas en cuanto al hormigón armado”.
A pesar de contar con escasas posibilidades para asistir a la escuela, Pepe Trelles fue adquiriendo nivel cultural a través de la lectura y de sus relaciones de trabajo y logró ocupar un lugar importante en una época donde imperaban los prejuicios raciales y sociales.
Uno de sus descendientes, sin embargo, consiguió graduarse como arquitecto, gracias a la obra de la Revolución Cubana, algo que a su bisabuelo le fue negado por las limitantes impuestas por el período en que le tocó vivir.
Sus contemporáneos, al decir de Jiménez Margolles, “lo recuerdan como un hombre muy serio y formal, exigente en el trabajo, organizado y dedicado a las labores para las que lo contrataban”.
Pepe Trelles murió en su hogar el 16 de octubre de 1951 a la edad de 72 años.


LA ARQUITECTURA SIGLOS ATRÁS

En el libro Monumentos Nacionales y Locales de Sancti Spíritus la Historiadora de la Ciudad al referirse al Centro Histórico Urbano señala como exponentes de gran valor de diversas épocas constructivas a: la Iglesia Parroquial Mayor (1680); el Palacio Valle (hoy Museo de Arte Colonial) y la casa solariega de los Mendigutía (Casa de la Cultura).
La reparación de la vivienda de los Mendigutía, en Independencia No.10 Sur, también corrió a cargo de Pepe Trelles.
El texto incluye además al edifico ecléctico El Progreso (Biblioteca Provincial Rubén Martínez Villena)-en cuya construcción participó Pepe Trelles-; la casona de Don Pedro de Castañeda (Museo Provincial General), el Palacio de las Águilas (Tribunal Provincial) y la Casa Natal del Mayor General Serafín Sánchez Valdivia (Museo Casa Natal), entre otras.
Sancti Spíritus, a unos 350 kilómetros al este de La Habana, se destaca además por la maestría decorativa u ornamentación de los techos interiores durante el período colonial, confeccionados con maderas preciosas capaces de evadir el paso del tiempo.
En la Revista Siga la Marcha el material Rostros de una ciudad añeja, escrito por la arquitecta y Máster en Restauración María Silvia Arruebo Salvador, aporta datos interesantes sobre la arquitectura de esta villa.
Gracias a la protección del patrimonio espirituano aún se conservan exponentes de la carpintería y la creatividad de los artesanos de una época que se remonta al siglo XVII y XVIII, y según la especialista la fantasía que recreaban en los techos la recibieron de sus ancestros mudéjares de la península ibérica.
Característicos de estos techos espirituanos es que en ellos aparecen los nombres de los dueños de las viviendas e incluso el de los carpinteros que participaron en su ejecución, las fechas de terminación y hasta oraciones contra güijes (especies de duendes que se dice habitan en ríos, lagunas y charcos), brujas y cualquier otro hechizo o maldición.
Uno de los tirantes más antiguos es el fechado en 1740 en la calle Máximo Gómez No.3 Norte, casona que alberga al Museo Provincial General.
Entre los más llamativos techos figuran los ochavados, rematados en el centro por diversas formas.
Los exteriores tampoco se quedan rezagados en el período colonial y de acuerdo con la experta Sancti Spíritus arriba al siglo XIX con una arquitectura de indiscutible influencia morisca y las edificaciones se caracterizan por contar con un solo nivel o planta.
Según el poderío económico de los propietarios así era la extensión de las fachadas.

ALEROS, VERJAS Y ALDABAS

Los aleros, decorados con motivos florales como guirnaldas o con imitación al mármol, también son comunes, mientras que como continuación del siglo XVIII, durante todo el siglo XIX se conserva la puerta española, de dos hojas con postigos a la derecha.
Introducidas en el siglo XIX las rejas estampan un peculiar rostro a Sancti Spíritus y dejan de ser de maderas para dar paso al hierro.
Puertas, muros y balcones son adornados con diversos elementos como los portafaroles, aldabas y bocallaves junto con los clavos de las puertas a la española, fundamentalmente de hierro o bronce, mientras las argollas aparecen decoradas con hojas de laurel y es frecuente el empleo de la aldaba en forma de mano o león, así como los rostros de mujer.
Un recorrido por la ciudad permite observar que aún se mantienen los guarda vecinos, elementos decorativos que se situaban en los muros de las plantas altas para separar una vivienda de la otra o se ponían en las esquinas del balcón; casi siempre terminaban en forma de flecha.
Sancti Spíritus o Espíritu Santo, ciudad próxima al medio milenio, se caracteriza por sus estrechas calles –algunas empedradas-, amplios ventanales con verjas, vitrales, y techos cubiertos de tejas rojas, propios de una época que se supo conservar, contra viento y marea, como claro exponente del patrimonio cubano.

Portada

 

Hasta la Victoria Siempre

;

Consulte las Obras de

José Martí

 

 

 

® El Nuevo Fénix. Fundado el 23 de diciembre de 1999. ISSN 1607-3428

Independencia # 52, esquina a Honorato del Castillo,  Sancti Spíritus, Cuba.

Tel: (53) 041 327902---Editor Jefe  Raúl I. García Álvarez

©2007 Agencia Latinoamericana de Noticias Prensa Latina, S.A. (PL) Todos los derechos reservados. No puede ser reproducido, reimpreso o publicado en cualquier sistema sin previo acuerdo con PL.