Busca en este sitio

 

Publicación de la Corresponsalía de Prensa Latina en Sancti Spíritus, Cuba

Villa del Espíritu Santo, Monumento Nacional. Fundada en el centro de Cuba en 1514.

 

Secciones

La Trinidad

Fotogalerías

Ángulos de la Mayor

   Mi ciudad

Trinidad de Cuba

Rincones espirituanos

 

Símbolos

El escudo

Parroquial Mayor

 

 

Enlaces y Publicaciones

 

 

 

 

Hostos y Martí, visión ética y política de "americanidad"

Mercedes Santos Moray

  Si bien en 2003 conmemoramos los 150 años del natalicio de José Martí, el Apóstol de la independencia de Cuba, en este 2004 igualmente

recordamos, en su vigencia histórica, el aniversario 165 del nacimiento de otro hombre excepcional, el gran patriota puertorriqueño Eugenio María de Hostos.

Alrededor de tres lustros marcan la diferencia entre ambos; sería el cubano el primero en desaparecer al caer en combate, en 1895, y después lo haría el borinqueño, pero en tierras dominicanas, en 1903.

Pero no es la fortuna de esas fechas la sustancia que los reúne, sino la organicidad de un pensamiento, de esencias éticas, lo que alimenta la trascendencia de ambos próceres, especialmente para el mundo caribeño.

Aunque tanto José Martí como Eugenio María de Hostos, en el proceso mismo de su madurez política e intelectual, llegarían a asumir a toda la especie humana como la patria, desde el concepto raigal del decoro y la dignidad.

Patria es Humanidad, escribir el cubano en los días en los que preparaba la guerra que ,l llamó necesaria, mientras el gran pedagogo que también fue Hostos, en su peregrinación por el continente, iba articulando el ideario de su proyecto, el de la Confederación de las Antillas.

La visión ética y política de la "americanidad" inserta a ambos dentro del pensamiento fundacional de América Latina, junto al ideario de Bolívar, Hidalgo y San Martín.

Los sitúa, además, dentro de un corpus de esenciales valores universales, hijos ambos del crucero del mundo, es decir, de las Antillas en el concierto geopolítico de nuestra América.

Alimentados en la ética de raíces estoicas, en el concepto de la patria como "agonía y deber", desde las esencias del sacrificio, la patria sería en estos pensadores caribeños no sólo el espacio natal, el paisaje, las costumbres y tradiciones.

Sería asimismo un complejo sistema de valores de absoluta organicidad, en el mismo proceso del desarrollo histórico.

Las Antillas libres que permitirían el equilibrio del mundo, al decir de José Martí, eran las mismas que nutrían la confederación hostoniana: Cuba, Santo Domingo y Puerto Rico.

Y el sentido del decoro y de la libertad, consustanciales de la condición humana, tanto en el ideario martiano como en las tesis elaboradas por Hostos, desde su periplo por la metrópoli y la América nuestra, desde el Caribe al cono sur, crecería "desde la esfera individual hasta la mayor trascendencia colectiva".

Ambos coincidir n, ascendentemente, en la formulación de un concepto raigal y trascendente: aquel que hace de la humanidad el sentido mismo que alimenta la patria, donde hombres y mujeres se alimentan cuando obran el bien, lo que subraya el sentido moral de la doctrina de los padres antillanos.

Desde la primera guerra de independencia de Cuba, iniciada en 1868 con el llamado Grito de Yara, y el levantamiento fracasado del Grito de Lares, en su natal Puerto Rico, Eugenio María de Hostos, como don Ramón Emeterio Betances, sumarían sus esfuerzos a la acción de la Junta Revolucionaria Cubana, establecida en Nueva York.

La insurrección en los campos de la mayor de las Antillas era, para Hostos, el impulso que fecundaría, también, la rebeldía antillana y la propia insurgencia de los puertorriqueños, a los que años más tarde, el Partido Revolucionario Cubano, fundado por José Martí, incluiría para alcanzar la libertad de ambas naciones.

Tanto los indígenas mesoamericanos y sudamericanos, como los rotos y huasos del Chile que conoció en su peregrinaje, y las diversas etnias que poblaban las Antillas, se manifestar n en el pensamiento hostoniano.

Este se identifica con el principio martiano, de la unidad de todos los hombres y mujeres como seres iguales, sin la falacia de las razas.

Frente a las corrientes reformistas y también al latente peligro anexionista, tanto José Martí como Eugenio María de Hostos se mantendrían firmes hasta sus muertes:

Esto se expresa, en los dos, como sustancia de un pensamiento identitario, de profundo sentido de pertenencia, que se eleva hasta nuestros días como un símbolo ,tico y moral en estas tierras de las Antillas.

 

 

Consulte las Obras de

José Martí

Sumario

Hasta la Victoria Siempre

 

 

 

 

® El Nuevo Fénix. Fundado el 23 de diciembre de 1999. ISSN 1607-3428

Independencia # 52, esquina a Honorato del Castillo,  Sancti Spíritus, Cuba.

Tel: (53) 041 327902---Editor Jefe  Raúl I. García Álvarez

©2007 Agencia Latinoamericana de Noticias Prensa Latina, S.A. (PL) Todos los derechos reservados. No puede ser reproducido, reimpreso o publicado en cualquier sistema sin previo acuerdo con PL.