Sitio de Prensa Latina dedicado a las Primeras Villas fundadas por el Adelantado DiegoVelázquez  

 

 

Publicación de la Corresponsalía de Prensa Latina en Sancti Spíritus, Cuba

Villa del Espíritu Santo, Monumento Nacional. Fundada en el centro de Cuba en 1514.

Secciones

La Trinidad

Fotogalerías

Ángulos de la Mayor

   Mi ciudad

Trinidad de Cuba

Rincones espirituanos

 

Símbolos

El escudo

Parroquial Mayor

 

 

Enlaces y Publicaciones

 

 

 

 

Buena Vista en el Valle De Los Ingenios

Primeras Villas de Cuba

Foto: Carlos Sentmanant Vázquez

Buena Vista tiene una marcada influencia neoclásica, mezclada con elementos tradicionales propios de la zona. 

Galería

Trinidad (1514)

El tesoro cultural  de Trinidad

San Isidro de los Destiladeros

Trinidad: Protección de su patrimonio

Oficina del Conservador  de Trinidad

La colonización de Las Américas tuvo lugar mediante la fundación de ciudades a partir de las cuales se explotó el territorio al que estaban destinadas. El contacto de los españoles con Cuba, la isla mayor de las Antillas tuvo lugar en el segundo viaje de Colón, tocando tierra en 1492. En Cuba se fundaron 7 Villas de las cuales solo La Habana y Santiago de Cuba quedan restos de los ideales concebidos para las ciudades de la América Española. No ocurriendo así  en las demás: Baracoa, Bayamo, Trinidad, Sancti Spíritus, Camagüey   y  Remedios donde las viviendas estables no se levantaron hasta el siglo XVIII sobre un inseguro trazado que marcaría para siempre la red urbana de las mismas.

Trinidad fue fundada por orden  del adelantado Don Diego Velázquez en 1514, pero no es hasta avanzado el siglo XVIII en que alcanza importancia a escala nacional. El crecimiento económico de la “villa” no se puede separar del proceso de apropiación y explotación agro-ganadera-industrial  de su fértil valle,  “centro de una riqueza inmensa”, como afirmara a mediados del siglo XIX, el sabio español, Ramón de la Sagra.

Valle de los Ingenios

El valle de los Ingenios se encuentra ubicado al sudoeste de la provincia de Sancti Spíritus y al norte y este de la ciudad de Trinidad, con un área aproximada de 276 km2, y compuesto por unidades menores como: el valle de San Luis, el de Santa Rosa, el del Segundo Tercio del Agabama, la depresión de Meyer.  Está rodeado por otros accidentes geográficos como la serranía de Aracas, la llanura Sur y la franja del litoral, que conforman su entorno  inmediato.

Su patrimonio natural se concentra en sus altos valores paisajísticos, la abundancia de accidentes geográficos diversos y la presencia de localidades, tipos  de suelos  y de flora y fauna endémicas. Desde el punto de vista arquitectónico, arqueológico y cultural, el valle atesora importantes testimonios de arquitectura tradicional e industrial con diferentes niveles de conservación. Ejemplos de ello los encontramos en las casas haciendas de Buena Vista, Guáimaro, Manacas- Iznaga, Delicias y otras.

La historia del valle es tan antigua como la de la ciudad. Desde tiempos inmemoriales, los habitantes autóctonos cultivaron el tabaco, lo que fue asumido por los españoles tan pronto se asentaron en el territorio.  En las márgenes de los ríos Arimao, Caracusey y Agabama se hicieron vegas de tabaco desde principios del siglo XVII. El valle también fue sostén de la ganadería y del cultivo de frutos menores, lo que transformó a la región en uno de los asentamientos de mayores posibilidades de intercambio de la isla.

La llegada  en 1655 de emigrantes españoles procedentes de Jamaica contribuyó al desarrollo de la industria azucarera en una zona que poseía óptimas condiciones para la producción de azúcar: fértiles tierras, regadas por caudalosos ríos y cercanas a puertos de embarque. En la primera mitad del siglo XVIII, la inversión de capitales foráneos opera como palanca impulsora. Entre 1700 y 1750 existieron alrededor de 20 trapiches. En la segunda mitad del siglo XVIII Trinidad define su vocación azucarera y gracias a ello se levantará como una de las poblaciones más avanzadas de la isla. En los inicios del siglo XIX  se inicia el gran boom azucarero de la zona, beneficiada por una serie de circunstancias nacionales e internacionales que repercuten de modo favorable en la localidad. En esos años, se consolidaron las grandes fortunas locales que actuarían  en  la ciudad y en el, desde entonces, llamado Valle de los Ingenios.

Hacia 1840, las posibilidades  de explotación del valle estaban agotadas, tanto a lo referente a la fertilidad de los terrenos como a las tierras disponibles. Se produjo un éxodo de capitales hacia otras regiones. La aparición del azúcar de remolacha en el mercado internacional provocó una desigual e insuperable competencia entre los productores cubanos y europeos. Estos factores, conjuntamente con la crisis mundial de 1857 y el inicio de la guerra de independencia en 1868, provocaron que la ciudad iniciara una larga trayectoria de decadencia a partir de los mediados del siglo XIX.

Consideraciones generales

El 8 de diciembre de 1988  el Comité Intergubernamental de Patrimonio Mundial, Cultural y Natural de la UNESCO declaró a Trinidad y su Valle de los Ingenios, Patrimonio de la Humanidad, en reconocimiento a los méritos de esta ciudad,  que es un ejemplo eminente de  un periodo histórico significativo y de un hábitat humano tradicional. Trinidad pertenece a la ciudad de Sancti Spíritus, situada al centro sur de la isla de Cuba, enmarcada por la cordillera de Guamuhaya, el mar Caribe y el valle de los Ingenios.

El valle de los Ingenios constituye un ejemplo de la inserción del hombre en la naturaleza, sin perdida del equilibrio ni la armonía en su unión, por lo que la conservación de los valores del mismo no está en mantener imágenes aisladas de determinado sitio, sino en procurar un equilibrio que permita resguardar el conjunto. Por tanto un equipo de especialistas de la Oficina del Conservador de Trinidad y el Valle de los Ingenios, creada para la salvaguarda del patrimonio que representa, está elaborando un Plan de Manejo que proporciona acciones dirigidas al rescate del territorio en su conjunto, en función de la actividad turística; en relación con la vocación histórica y cultural del territorio y según las expectativas de vida de sus pobladores.

En una primera etapa se concibe enlazar puntos de interés, mediante la creación de rutas culturales que vinculen sitios como el de los ingenios Guáimaro, Buena Vista, la Pastora, San Isidro, Delicias, Magua, Guinía de Soto, Algaba, Manacas, Guhachinango, la casa de hacienda del Abanico y los poblados de San Pedro y de Condado.

Sitio Jesús Nazareno de Buena Vista

El ingenio Buena Vista, de 36 caballerías de tierra,  perteneció al antiguo Partido  de Río de Ay. En 1884, sus linderos eran: al norte, el camino real nombrado Caracusey, al sur y este, respectivamente, los ingenios Santo Cristo de los Destiladeros y San José de la Cruz y el potrero Aracas – Marín y al oeste, el ingenio San Isidro y callejón conocido como de Matamoros. Es uno de los más antiguos fundos azucareros del Valle de San Luis.

Pedro Malibrán y Santibañez, natural de Cadiz, había llegado a Trinidad un poco antes e la compra del ingenio. Se casó con María de  las Mercedes Muñoz y González, hija del coronel José Fernando Muñoz, con lo que se entronca con una de las mas viejas y poderosas familias trinitarias.  Al momento de su matrimonio Pedro Malibrán aportó 25 000 pesos y su esposa heredó de su padre, 35 000 pesos.

En 1845, Carlos Malibrán permutó  con Justo Germán Cantero el ingenio Buena Vista por el llamado La Caridad.  En 1857, Cantero describe la casa de vivienda del siguiente modo:

...ocupa la parte más elevada de un terreno elevado, construida de gruesa mampostería, tiene espaciosas habitaciones, cuartos para la servidumbre y un salón de recreo, exteriormente está rodeada de jardines circulares escalonados formando anfiteatro y por tubos de agua para el riego que sumnistra una bomba[...].

Características del sitio

Uso actual: La casa esta habitada por 7 grupos familiares, emparentados entre sí pero con independencia según zonas pertenecientes a cada uno de los mismos.   

La casa de vivienda está emplazada en un lugar privilegiado,  en la cima de una loma y elevada sobre un alto podio. Su relación con el paisaje es muy estrecha pues la misma se divisa desde cierta distancia y desde ella vemos hermosos paisajes. No en balde fue bautizada como Buena Vista. Los jardines comenzaban en la falda de la loma, haciendo terrazas,  dotando a la vivienda de un hermoso marco colorido, destacable desde muy lejos.  

Según el plano de Lavallée  el ingenio de Buena Vista estaba conformado por la casa de vivienda, los jardines, dos accesorias, el barracón de esclavos y el área industrial del ingenio. Todas estas partes estaban relacionadas entre sí.  La casa de vivienda estaba concebida como parte de un todo, inserto en el medio natural.  Casa y entorno estaban indisolublemente ligados. 

En la vivienda de Buena Vista no hay portal propiamente dicho sino que la casa está rodeada por una terraza, delimitada por una balaustrada. El acceso a la terraza tiene lugar a través de escaleras cuya altura y dimensión  esta determinada por la elevación de la vivienda. La vivienda está organizada alrededor de un patio central, bajo el cual se encuentra el aljibe. El patio es relativamente pequeño, sin relación con el de nuestras casas tradicionales. Entorno del patio se distribuyen 8 dependencias, que abren hacia el mismo. Alrededor de las dependencias se desarrolla la terraza. En el acceso  principal se encuentra un portal adosado al cuerpo principal  de la casa que, aunque presenta elementos de época, tal como mediopunto de persianas en abanico, parece una adición posterior.  

Las fachadas están interrumpidas a tramos por pilastras que simulan sostener un entablamento de metopas y triglifos, coronado con una cornisa sobre mútulos, encima de la cual corre un pretil abalaustrado. Los accesos en la fachada principal y en la posterior se encuentran al centro de la misma y se destacan por una hermosa portada, con pilastras y entablamento.  Es una vivienda que se destaca por la coherencia constructiva. Los elementos decorativos se repiten en diseño y proporción. Por esta coherencia es que la adición en el acceso principal es tan evidente donde los muros son menos gruesos, la altura es más pequeña, el pretil y la cornisa son diferentes del pretil y cornisa del resto de la casa, los arcos son en mediopunto, con la utilización de persianería en abanico y los de la casa son rebajados  de madera y cristal. Estos y otros elementos estudiados en el sitio como la forma de unión nos induce a pensar que este pórtico fue añadido posteriormente.  

Buena Vista tiene una marcada influencia neoclásica, mezclada con elementos tradicionales propios de la zona. Recuerda en su esencia compositiva a los  templos dóricos de la antigua Grecia, donde la relación entre volumen y espacio eran una constante, de modo que se podía medir toda la estructura del edificio, a través de sus elementos siendo el triglifo la clave y el centro de todo el edificio.  

En la actualidad solamente queda en pie la casa de vivienda y las accesorias, restos de lo que fue la terraza de los jardines y, según fuentes orales, el cementerio de los esclavos. La vivienda actualmente se encuentra en  gran estado de deterioro, por suerte las  intervenciones son mínimas, con materiales totalmente reversibles. Por el alto valor de la vivienda se han podido  controlar las modificaciones impidiendo que se realicen grandes trasformaciones.

Arq. Marcela Elena de Lara García

 

 

Primera Plana

para Búsqueda Avanzada clickea aquí

 

 

® El Nuevo Fénix. Fundado el 23 de diciembre de 1999. ISSN 1607-3428

Independencia # 52, esquina a Honorato del Castillo,  Sancti Spíritus, Cuba.

Tel: (53) 041 327902---Editor Jefe  Raúl I. García Álvarez

©2007 Agencia Latinoamericana de Noticias Prensa Latina, S.A. (PL) Todos los derechos reservados. No puede ser reproducido, reimpreso o publicado en cualquier sistema sin previo acuerdo con PL.